Fernández y su paso por el Club Atlético y Social “San Benito”

 Fernández y su paso por el Club Atlético y Social “San Benito”

A lo largo de los años, fueron varias las figuras futbolísticas que integraron el equipo mayor del Club Atlético y Social “San Benito”, los que de alguna manera aportaron su granito de arena, para que la entidad actualmente sea reconocida en el ámbito local, regional y provincial por los logros que fue cosechando.

Este es el caso de Miguel Ángel Fernández, quien en 1974 con 19 años, comenzó su carrera deportiva en el equipo de “El Santo” y desde allí emprendió un recorrido que lo llevó a compartir importantes sucesos.

En comunicación con El Observador, el ex jugador medio-campista y que varias veces fue capitán del elenco sanbenitense, contó que “en 1979 salimos campeones del torneo de la Liga Paranaense cuando tenía 24 años y ascendimos a la Primera A. En esa ocasión le ganamos 2 a 0 al Club Atlético Salta, que en ese entonces era una entidad muy importante que tenía un equipo fuerte. Teníamos como técnico a Sadi Tórtul, quien era de esta ciudad, ya fallecido, mientras que en los partidos jugábamos con la camiseta blanca que tenía una raya roja (transversal) y con otra blanca con rayas rojas y negras verticales. Estuvimos 2 años en esa categoría y luego vino el descenso, mientras que yo me retiré en 1986 y al año siguiente se logró de nuevo el ascenso.

– ¿Cómo era jugar al fútbol en esos tiempos?

– Los equipos de Primera se formaban con jugadores de 22 años en adelante, no como ahora con chicos de menor edad. A pesar de los pocos recursos que teníamos pasábamos momentos muy lindos, donde la mayoría trabajaba, así que las prácticas eran de noche, con frío o calor, donde realmente uno hacía sacrificios y un gran esfuerzo por amor a la camiseta. Los equipos eran bravos, se jugaba fuerte, pero en mi caso en los años que jugué sólo una vez me echaron. El fútbol de hoy es más atlético, se corre mucho, mientras que antes se aplicaban otras técnicas, donde se tocaba más la pelota. Recuerdo como anécdota que nunca me acalambré, pero en el partido de la final cuando ascendimos, seguramente por los nervios, sí me pasó”.

– ¿Qué legado le dejó la actividad deportiva?

– Coseché muchos amigos y de diferentes instituciones e incluso, nos volvimos a encontrar en los partidos del torneo de veteranos que se hacen en el Complejo de Chapino, donde compartimos recuerdos y anécdotas. También en la cancha conocí a mi esposa Mirna Graciela, luego formé mi familia y tengo 3 hijos, Lorena, Matías y Cristian, somos todos hinchas de River, así que cuando juega lo miramos juntos.

Hace 2 años tuve que dejar el fútbol porque sufrí artrosis en las rodillas…me sobran ganas para jugar, pero mi físico ya no me lo permite.

Hoy estoy jubilado de Vialidad Provincial y guardo recuerdos muy lindos de la vida deportiva que compartí con mucha gente.

El deporte es muy importante para alejar a los chicos de la calle, principalmente para la juventud, porque pueden ser parte de los grupos que se forman en los clubes, donde se los contiene y se los ayuda.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *